De caminos

Me paro, descanso, y es que aún no he echado a caminar. Y aquí, veo el camino, quiero ver el destino a labrar:

¿Es lo que imaginé? No lo sé, los sueños cambian de forma, y aunque obtengamos todo lo que una vez deseamos, no será eso, creeremos que era otra cosa, o que entonces, deseábamos menos de lo que podíamos aspirar. Nos engañamos, y mas que aspirar suspiramos, que lejano veo todo ya, y que cerca lo demás.

 

Levanto la mirada del suelo, pues sólo veo piedras, que yo mismo arrojé tiempo atrás. Y que ahora se me han acumulado, en un muro, de frente, y parapetado ante mí:

¿Y hay algo de mí en él (pues fui yo su artífice)? Todo, todos mi errores, y esa tediez de cada día, ese lamento inexplicable, esa congoja mentirosa, todo lo que arrojé, como ya dije antes, delante de mí, al paso.

 

También puede ser que, llegado el momento, nos paremos, con los ojos marchitos y las manos ásperas, y veamos absortos que el camino que seguíamos era otro, que llegado a un punto, como las hendíduras de la imagen que corona mis palabras, el camino, era otro. Vemos, juramos y perjuramos, y aún no podemos entender, no alcanzamos a comprender, que ha pasado:

Páginas: 1 2

1º, Los comentarios deberán de estar redactados de una manera correcta, formal, y legible, ortográfica y gramaticalmente; con el único fin de promocionar el «buen uso del lenguaje escrito en internet», que hoy por hoy poco es tenido en cuenta.

2º, No se aceptarán comentarios insulsos, denigrantes, o simples adulaciones hacia el autor y su obra. Pudiendo sí ser sencillas opiniones (críticas constructivas) bienintencionadas, sobre el contenido de la entrada.

3º, Los comentarios no aparecerán publicados de manera inmediata, debido a la propia moderación de estos.

 

Gracias por la comprensión, y perdone las molestias.

 

Usted debe estar Conectado para escribir un comentario