Poeta

Hoy no seré yo el poeta, si no otro, un vagabundo, Daniel. No sé quien es, solo su nombre, ni que es de el, y ya, pues no me voy a poner sentimentalmente barato. Solo seré fiel a lo que recuerdo.

Se llama Daniel, como ya había dicho, y lo quiero subrayar, para que no pase en valde este recuerdo mío. Se llama Daniel, o eso ponía al final de la octavilla que me dio hará unos años, en Ponferrada, de donde soy oriundo. Cuando lo vi a la salida del instituto, y yo curioso por costumbre, me paré a hablar con el. Y aclaro, fue y es costumbre que soy curioso, y no el pararme a hablar con el. Y la octavilla guardaba un poema en ella.

A continuación transcribo, como es oportuno, el poema de este hombre:

Ignorancia, divino jardín

Es ciega, sorda, sin tacto, olfato, o gusto.
Pero está,
y por mero hecho
a la curiosidad despierta.

La ignorancia  está,
y para mí es el paraíso.

Las cosas no son cosas
hasta que no se las conoce.

Y el paraíso utópico.

 

Y no sé si eludir la responsabilidad de criticar su obra, su poema, no lo haré. Pues no es de consideración hacía lo que aquí intento exponer, lo cual comienzo ahora.

Páginas: 1 2

1º, Los comentarios deberán de estar redactados de una manera correcta, formal, y legible, ortográfica y gramaticalmente; con el único fin de promocionar el «buen uso del lenguaje escrito en internet», que hoy por hoy poco es tenido en cuenta.

2º, No se aceptarán comentarios insulsos, denigrantes, o simples adulaciones hacia el autor y su obra. Pudiendo sí ser sencillas opiniones (críticas constructivas) bienintencionadas, sobre el contenido de la entrada.

3º, Los comentarios no aparecerán publicados de manera inmediata, debido a la propia moderación de estos.

 

Gracias por la comprensión, y perdone las molestias.

 

Usted debe estar Conectado para escribir un comentario