Poeta, otrora más

Poeta, mal dicen mal hablado, llamado me hallo y soy.

Poeta de circunstancias personales, nadando boca abajo, gorgoritos de ahogo, en congoja estoy.

 

No sé decir, porqué, se dice que dicen, ¡que! Poeta entendido en amores, si justo de ellos es injusto decir que de entendido son, estos. Todos, todos, y los barridos debajo de la alfombra. Y los de barrio ni los cuento; hay muchos, y difíciles de nombrar.

 

En serio, en prosa…

… que versa la cosa.

 

– ¿De verdad cree usted que por ser poeta se encuentra uno en la posición de ser docto en las simetrías del corazón? Equivocado se perdió, y no halló razón para tanta desazón, pues permítame que le diga, y no es fútil la cuestión, que más equivocado no se encuentra (pero no más por que tres frases más atrás se perdiese), si no por que precisamente uno escribe de lo que anhela, de lo que suscita en él circunspecta espectación (en lo cómodo de sus palabras, lejos de la realidad).

 

Un poeta quiere, pero no tiene; vive plagiando la idea de querer lo que no tiene; pero cuando la tiene, ¡ay! Cuando lo tiene.

Páginas: 1 2

1º, Los comentarios deberán de estar redactados de una manera correcta, formal, y legible, ortográfica y gramaticalmente; con el único fin de promocionar el «buen uso del lenguaje escrito en internet», que hoy por hoy poco es tenido en cuenta.

2º, No se aceptarán comentarios insulsos, denigrantes, o simples adulaciones hacia el autor y su obra. Pudiendo sí ser sencillas opiniones (críticas constructivas) bienintencionadas, sobre el contenido de la entrada.

3º, Los comentarios no aparecerán publicados de manera inmediata, debido a la propia moderación de estos.

 

Gracias por la comprensión, y perdone las molestias.

 

Usted debe estar Conectado para escribir un comentario